viernes, 14 de diciembre de 2007

Integraciones escolares en Argentina



En un pueblito de cualquier provincia de la Argentina, la escuelita rural y el maestro de toda la vida están naturalmente predispuestos a trabajar en la diversidad, con el chico más lento, con el que habla mal, con el que se destaca cazando animales, con el que sueña con ser astronauta, con el sordo...

Diferentes, todos nacimos diferentes.

En Buenos Aires las cosas cambian, las grandes cuidades tratan de encasillarnos, de rotularnos, de marcar las diferencias y a la vez globalizarnos como ladrillos en una pared.

Ultimamente recibo varios mails preguntándome porque creo tan seriamente en la inclusión de niños con necesidades especiales en escuela común y mi respuesta es siempre la misma, "todos somos diferentes, ¿ no lo pueden ver?

Supongamos que hoy estoy sana, mañana puede ocurrir que tenga un accidente u otro hijo con alguna discapacidad, ¿ pretendería ser tratada como cualquier persona?. La respuesta obviamente es SI.

Las políticas públicas y la ciudadanía debieran ser naturalmente solidarias, porque todos somos sujetos vulnerables.

Un niño debe convivir en un entorno diverso y así formar vínculos que lo enriquezcan como personas.

Conseguir que las escuelas públicas y privadas entiendan ésto tan sencillo, resulta inexplicablemente imposible.

4 comentarios:

Anónimo dijo...

Fue un privilegio haber compartido el año con vos...Besooo Marie

Anónimo dijo...

Me encanto Kari, me adhiero a tu forma de pensar, ojala cada día seamos mas.
Saludos!!

ALe

Clauchi dijo...

Verlos jugar así me da una inmensa emoción además de haber compartido el día a día con vos y las chicas en esta hermosa tarea de integración.
¡Me enseñaste muchas cosas! Gracias Kari Y felicitaciones por este logro!!
te quierooo!
Clauchi

Karina Morales dijo...

Mil gracias a las tres, soy muy afortunada por haberlas conocido...
Las quiero mucho y felicidades!