miércoles, 17 de septiembre de 2008

Cartas de antes


Ya sé, les cuesta recordar la última vez que recibieron una carta de verdad.
Para mandar una carta a la antigua hay que tener tiempo para comprar el sobre, las estampillas, el papel...
Tiempo para escribirla, para pensarla, para disfrutarla, para imaginarse la sonrisa de la persona que la va a recibir...
Recuerdo la última vez que recibí una carta de puño y letra, era de mi hija María que terminaba primer grado; apenas vi el remitente lloré de la emoción.
Recuerdo la última vez que escribí una carta y me imagino la sonrisa que tendría la persona que abrió el sobre y encontró además de papel pétalos de rosa.
Hoy los niños escribieron cartas y mañana el cartero las repartirá a sus familias, me imagino esta noche la felicidad de todos los padres que reciban uno de los regalos más hermosos " la palabra ".

6 comentarios:

Anónimo dijo...

Yo quiero una carta!!!!
Besos Kari!!!
Ale

Marian dijo...

no son de antes, me encantan
o estoy vieja
o ambas cosas

Mandame una
y te mando
(como antes)
jaaaaa

Repito me encanta recibir y enviar.
Beso.

Me quede pensando la razón de este post en este blog ...

Anónimo dijo...

Querida Ale, te la mando cuando quieras , pasame la diré y ya!
Besos.
jajaja, me matás Marian, me matás...
Besos a ustedes y sus gorditos.
Kari

NO A LA DISCRIMINACION dijo...

A los chicos especiales, toda nuestra admiración; son especiales para este mundo y gracias por hacer del mundo algo especial.

Un saludo para todos

Anónimo dijo...

Gracias Kari por darnos estos temas tan interesantes!!!
Yo también quiero carta!!
Una duda... la estampilla... ¿es "tan pilla"? jeje!!
Un besote! Clauchi

Karina Morales dijo...

Mirá Clau, lo lindísimo de la estampilla es que se pega como mantequilla ( en el techo obvio).
Besos, nos vemos prontito...quizás con carta, jajaja.