martes, 23 de enero de 2007

EPILEPSIAS INFANTILES

Un niño llega a consulta por convulsiones sintomáticas, las mismas se manifiestan generalmente, en procesos febriles agudos, hipoglucemias prolongadas, etc. El pediatra tiene la responsabilidad de determinar si los episodios convulsivos están o no desencadenados por una patología central.
Una vez establecido que el niño sufre convulsiones del tipo epiléptico, debe iniciarse el abordaje terapéutico de la enfermedad.
En la primera infancia podemos encontrar epilepsias y síndromes relacionados con la localización cerebral ( temporal, frontal, occipital,parietal, orbital, etc), algunas manifestaciones de las mismas son:
  • Crisis motoras con recuperación lenta.
  • Alteración del lenguaje, alucinaciones auditivas y visuales.
  • Ausencias atípicas breves.
  • Extensión del tronco seguida de versión oculocefálica.
  • Crisis motoras en la marcha.
  • Crisis masticatorias.
  • Movimientos bizarros bimanuales.
  • Síntomas somatoperceptivos.
Existen además, epilepsias y síndromes epilépticos generalizados y es aquí donde quiero hablar de algo no tan conocido.
Las manifestaciones mas vistas de esta entidad son las convulsiones tónico-clónicas, todos sabemos de estos movimientos espasmódicos del cuerpo, la rigidéz en la zona de la cara y cuello, la protrución lingual , las distintas mioclonías.
¿ Pero qué pasa con aquellas manifestaciones no tan perceptibles?
Es aquí donde ubicamos al "Petit Mal", llamado así no por su poca trascendencia, sino porque se manifiesta en niños, de entre 6 y 12 años ( edad escolar).
La epilepsia ausencia de la niñez, es alteración temporal de la función cerebral, ocasionada por una actividad eléctrica anormal en el cerebro y caracterizada por una pérdida abrupta de poca duración en la actividad consciente ("ausencia") u otro cambio anormal en el comportamiento. Las ausencias típicas duran sólo unos pocos segundos, con recuperación total que ocurre rápidamente y sin presencia de confusión persistente. Estas convulsiones se manifiestan como episodios de mirada fija o "ausencias" durante los cuales se presenta un cese en la actividad o en el discurso del niño.
Es posible que el niño pare de hablar en medio de una frase o que deje de caminar y uno o varios segundos más tarde reanude la actividad y el lenguaje. Si durante uno de estos episodios el niño está de pie o caminando, rara vez se cae.
Los "episodios" pueden ser poco o muy frecuentes, presentándose muchas veces por hora. Hasta cientos de convulsiones se pueden presentar en un solo día y pueden presentarse durante semanas o meses antes de ser detectados. Estas convulsiones pueden interferir con el desempeño escolar y el aprendizaje, y los profesores pueden llegar a interpretarlas como una falta de atención u otro tipo de mala conducta.

Bibliografía: Neurología Pediátrica, Fejerman- Fernández Alvarez.

Links: Medline en español

1 comentario:

Susana Nonell dijo...

Hola Karina, quiero agradecerte el comentario que dejaste en la pagina de la Escuela Hospitalaria1, e invitarte a que nos visites cuando quieras, solo ponete en contacto previamente conmigo susananonell@yahoo.com.ar o con la Sra Directora Maria Hilda a: escuelahospitalaria1@fibertel.com.ar
Un beso y te digo que tu pagina esta muy buena!!