viernes, 3 de abril de 2009

El primer universitario

El primer discapacitado español con síndrome de Down que ha terminado una carrera universitaria, Pablo Pineda, ha inculcado a los niños del colegio público Miguel Cervantes de Montemayor (Córdoba) la tolerancia ante la diferencia durante los tres días en que ha ejercido de maestro.

Pablo Pineda, que nació con síndrome de Down en Málaga hace 30 años, es diplomado en Magisterio y está a punto de terminar la carrera de Psicopedagogía, participó recientemente en un anuncio televisivo de la Obra Social de Caja Madrid y dedica su tiempo a la defensa de los derechos de las minorías sociales.

Pineda ha explicado en declaraciones a Efe que la experiencia que ha tenido en los últimos tres días, en los que ha ejercido de profesor en un colegio, ha sido "realmente apasionante e inolvidable", ya que la respuesta y la convivencia con los niños y los profesores ha resultado "emocionante".

En estos días ha respondido a las dudas de los alumnos de todos los cursos del colegio y ha participado en varias actividades con ellos que, según él, "sentían curiosidad por todo".

En ese sentido, ha señalado que espera haber podido cambiar la mentalidad de muchos de estos alumnos con respecto al síndrome de Down, porque los niños "son esponjas que se quedan con todo".

No obstante, ha subrayado que ha sido una explicación mutua, ya que se ha sorprendido de la mentalidad y de la actitud de muchos de estos niños, a los que ha explicado que el Down no es una enfermedad, sino "un conjunto de características".

Pineda ha indicado que ha luchado muy duro durante toda su vida contra la indiferencia de sus compañeros de clase, especialmente durante su etapa en el instituto, por lo que ha tratado de inculcar a los niños que "no deben discriminar a las personas con síndrome de Down".

Ha señalado que su próximo objetivo consistirá en presentarse a las oposiciones de Magisterio, aunque todavía no se ha fijado una fecha.

Fuente: Diario El mundo


4 comentarios:

Raquel Barbieri dijo...

Querida Kari,

Me sorprendió y me conmovió la historia de este muchacho de Málaga, y me quedé con la idea de que tener síndrome de Down no es una enfermedad sino un conjunto de características.
Qué bueno, ¿no? Cómo un concepto cambia la visión de un estado de las cosas y de las personas.

Me alegré de leer esto.
Besos para vos, César y María
:)

Anónimo dijo...

Kari: coincido con el comentario de Raquel en cuando a esta historia conmovedora desde donde se la mire.
Merecería ser nota de tapa en los diarios...
Sin dudas, Pablo, es de los nuestros y no se quedó con el "no puedo" y como decimos en 1º grado "si no me sale, lo vuelvo a intentar...". Pero, seguramente, también contó con personas que lo animaron a seguir, valorando sus logros, sorteando dificultades, comentarios y sus propios... por qué a mí!
¡Gracias Kari! Por acercarnos esta Gran Noticia y porque sé que a partir de ella muchos de nuestros chicos que salen a la vida con este "conjunto de características propias" van a poder mostrarle a otros tantos, con otras ccarcterísticas, que "SE PUEDE", con todo el Amor de sus padres, educadores y profesionales como vos, que ponen el corazón en esta tarea...
Un beso grande!!
Claudia Montemartini

Anónimo dijo...

Realmente conmovedora y muy alentadora!!!! Como dijo Clauchi, debería ser nota de tapa en los diarios.
Excelente como siempre.
Besos Kari!

Ale

Lic. Karina Morales dijo...

Hola amigas! que suerte tenerlas por acá !
Es una noticia maravillosa, en Argentina venimos un pocos demorados en implementar políticas inclusivas.
Algunos (como por ejemplo ustedes tres) desde su lugar lo están haciendo.
Las quiero porque son maravillosas.
Kari