domingo, 18 de marzo de 2007

LABERINTOS MAGICOS








En El jardín de senderos que se bifurcan hablo de un laberinto perdido. Esta idea de un laberinto perdido está llena de componentes mágicos, porque si es un laberinto un lugar en el cual uno se pierde, la idea es la de un lugar perdido en el cual uno se pierde. Extraviarse en un lugar perdido es doblemente asombroso. Sin embargo, creo que en el símbolo del laberinto hay una especie de esperanza, porque si nos diéramos cuenta de que este mundo es laberíntico, nos sentiríamos seguros, porque es entonces posible que tenga un centro, aunque en ese centro se encuentre el minotauro.
  • José Luis Borges
Siempre me interesaron los laberintos, cuando tenía doce años, en Córdoba (Los Cocos) me perdí en uno de ellos. Me acuerdo algunos de los sentimientos que me abrazaron en esos veinte minutos de espera hasta ser rescatada. Todo era una mezcla de sensaciones, fascinación por lo desconocido, angustia por no saber que me esperaría detrás de cada muro, desesperación por no hallar la salida y finalmente un profundo alivio cuando un príncipe encantado (mi compañerito de banco) me guió hasta la salida.
Los laberintos suelen ser para la Psicología infantil, un subtest de ejecución alternativo.El test de Inteligencia WISC proporciona un laberinto de muestra para 6 o 7 años o para otros niños de quienes se sospecha que tienen deficiencia mental.
Dicho dibujo se presenta al pequeño dando las siguientes pautas
  • ¿ Ves a esta nena que está acá, en el centro? Ella quiere salir a la calle (señalando). Ahora te voy a mostrar como puede hacerlo sin quedar atrapada. Fíjate como lo hago yo.

Se ilustra partiendo de algún punto en la casilla central. Al llegar a la abertura que conduce al callejón sin salida, me detengo y digo.

  • No, por ahí no puedo.¿ Ves ? Si la nena tomara este camino no podría salir.

Terminamos el trazado. El camino quedará claramente marcado y se extenderá mas allá de la salida del laberinto.

Las respuesta de un niño no es penalizada por desviaciones ( tocar o cortar esquinas, hacer el trazado por fuera de una pared y cortar paredes), pero si una desviación da por resultado la omisión de una porción significativa del laberinto, la respuesta se puntúa 0.

Básicamente hay un solo error que se penaliza y es entrar a un callejón sin salida y no poder remediar la situación.

En niños con retardo mental leve es muy interesante observar la alegría causada por el desafío pictórico.

Quizás es mi experiencia, la introducción de un cuento que relata la historia de una princesa que entraba a un laberinto y no sabía como salir, ha ayudado a hacer de este simple test cuantitativo un excelente recurso cualitativo para conocer más acerca del pensamiento de los niños.

6 comentarios:

néstor de luca dijo...

Felicitaciones Karina por tu bello artículo. Lo has ilustrado con mi cuento preferido de Borges y eso me causó una emoción muy grande. Recibí un afectuoso saludo de todo el equipo de editores de Lázarum.

Néstor De Luca
http://discapacidad1.blogspot.com

néstor de luca dijo...

Felicitaciones Karina por tu artículo. Lo has ilustrado con mi cuento preferido de Borges y eso me causó una gran emoción. RSaludos.

Néstor De Luca
http://discapacidad1.blogspot.com

Karina Morales dijo...

Querido Néstor, amo a Borges desde más o menos la edad en que me perdí en el laberinto de Los Cocos...
Me alegra tu emoción que sin dudas es también la mia.
Un abrazo enorme!

Raquel Barbieri dijo...

Este material es valiosísimo y deseo que mucha gente que lo necesita, pueda acceder a él a través de sus computadoras y de que nosotros (los que te leemos) sepamos difundir esta rica información que vos generosamente estás brindando.


Te mando un beso,
Raquel:)

PD: Saludos a Néstor de Luca

Anónimo dijo...

Karina

Realmenente,comparto el resto de los comentarios anteriores, este articulo,desperto una innumerable cantidad de aplicaciones de gran utilidad para mi labor, de docente que recien se inicia.Gracias por tan maravilloso articulo
Alejandro Martinez

ENOL dijo...

Hola Karina,

Soy el tio de Enol que le diseña y le traduce su blog (http://soyenol.blogspto.com), me parece un bitácora exquisito. Si entras en él comprobarás que nuestro ánimo está en ser un punto de encuentro para las minusvalías de forma muy desenfadada (tal y como es el niño de 7 años que es ENOL.

Enhorabuena de nuevo.

Tomás Diez en nombre de Enol Suárez